Bueno, como ya hemos comentado los últimos días, el Efecto Venturi, sería el protagonista de la primera entrada de nuestro portal.  Primero he buscado una definición sencilla de dicho Efecto, y para ello, os remito a este entretenido video:

Podemos definir el Efecto Venturi: Cuando los gases se mueven a mayor velocidad, disminuye la presión que ejerce.

Si pensamos en la oxigenoterapia, cuando aplicamos O2 (oxígeno) a un paciente, a través de una mascarilla, si esta no posee ninguna abertura (o ventana), esta mascarilla se comprimiría durante la inspiración  puesto que la presión fuera sería mayor. Por eso posee una abertura regulable para permitir la inspiración.

Además posee aberturas en los laterales, que permiten la entrada de aire corriente, que facilitan la espiración del paciente, además de conseguir suministrar al paciente la mezcla de O2 y aire deseada.

Ahora os facilito información concreta de la Mascarilla de Venturi, y el protocolo de empleo:

SISTEMAS DE ALTO FLUJO: Mascarilla tipo Venturi.
Permiten obtener concentraciones del O2 inspirado de una forma más exacta, independientemente del patrón ventilatorio del paciente. Están especialmente indicados en enfermos con insuficiencia respiratoria aguda grave en los que es preciso controlar la insuficiencia de forma rápida y segura.

Dentro de los sistemas de alto flujo el más representativo es la mascarilla con efecto Venturi (Fig. 11), la cual tiene las mismas características que la mascarilla simple, pero con la diferencia de que en su parte inferior posee un dispositivo que permite regular la concentración de oxígeno que se está administrando. Ello se consigue mediante un orificio o ventana regulable que posee este dispositivo en su parte inferior. En el cuerpo del dispositivo normalmente viene indicado el flujo que hay que elegir en el caudalímetro para conseguir la FiO2 deseada.
El funcionamiento de la mascarilla con efecto Venturi es como sigue: desde la fuente de oxígeno se envía el gas, el cual va por la conexión que une a la fuente con la mascarilla. Cuando el O2 llega a la mascarilla, lo hace en chorro (jet de flujo alto) y por un orificio estrecho lo cual, según el principio de Bernoulli, provoca una presión negativa. Esta presión negativa es la responsable de que, a través de la ventana regulable del dispositivo de la mascarilla, se aspire aire del ambiente,
consiguiéndose así la mezcla deseada.


El procedimiento para la colocación de la mascarilla tipo Venturi es el siguiente:
• Tenga el material preparado: mascarilla y fuente de oxígeno.
• Lávese las manos.
• Informe al paciente de la técnica que va a realizar y solicite su
colaboración.
• Conecte la mascarilla a la fuente de oxígeno.
• Seleccione en el dispositivo de la mascarilla la FiO2 que desea administrar.
• Sitúe la mascarilla sobre la nariz, la boca y el mentón del paciente.
• Pase la cinta elástica por detrás de la cabeza del paciente y tire de sus extremos hasta que la
mascarilla quede bien ajustada en la cara.
• Adapte la tira metálica al contorno de la nariz del paciente. Con ello se evitan fugas de oxígeno
hacia los ojos y hacia las mejillas.
• Seleccione en el caudalímetro el flujo de oxígeno que corresponde a la FiO2 prescrita.
• Cuidados posteriores. Controle regularmente que la mascarilla está en la posición correcta.
Compruebe que la cinta no irrita el cuero cabelludo ni los pabellones auriculares. Vigile que no
haya fugas de oxígeno por fuera de la mascarilla (especialmente hacia los ojos). Valore las
mucosas nasal y labial y lubríquelas si es necesario.

About these ads